• Categorías

  • Impugnar testamento por colación para respetar legítimas

     

     

    Desde Heredium Abogados, hemos analizado esta Sentencia: STS 29 -11 - 2012, por ser de gran interés para aquellas personas que quieran reclamar por ejemplo, bienes que hayan sido donados por el causante en vida, y que crean que correspondan a su parte legítima.

     

    A la muerte del causante, se procede a la apertura de su testamento.



     

    En él, deshereda a su segunda esposa (de la primera se hallaba divorciado) por causa del artículo 855.1 del Código Civil (incumplimiento grave o reiterado de los deberes conyugales) y a dos de sus hijos por causa del artículo 853.2 del Código Civil (mal trato de obra o injuria grave de palabra).

     

     



     

    Uno de éstos, interpuso demanda interesando la declaración de no ser cierta la causa de desheredación, lo que fue estimado por el Juzgado de Primera Instancia de Guadalajara, y reconoció su derecho a la parte legítima estricta que le corresponde.

     

     



     

    En el testamento, el causante instituyó, aparte de ciertos legados, a su otra hija heredera.

     

     



     

    La hija que había sido reconocida judicialmente con derecho a heredar interpuso demanda en que interesó que se declarase con derecho a heredar, lo que era obvio y no precisaba declaración judicial, y además interesaba que se declarasen todos los bienes que dejó el causante, su padre, que se declarase el importe de la legítima estricta, que se declarasen inoficiosas las donaciones en favor de la heredera, su hermana, y que se condenase a los demandados a que le adjudicasen bienes que constituían la legítima estricta..

     

     



     

    El Tribunal Supremo dice que la tónica general es el interés por que la Sala repita las operaciones particionales que hicieron las dos sentencias de instancia, y que la función de casación no es asimilable a una tercera instancia, sino que su función es el control de la correcta aplicación del ordenamiento jurídico.

     

     



     

    Además, dice que la recurrente alega infracción de los artículos 815 y 817 del Código Civil sobre el cumplimiento de la legítima, que no se ha planteado en instancia,

     

     

     

    pero en el breve desarrollo del motivo lo relaciona con las donaciones que había recibido en vida la demandante, lo cual no es otra cosa que entrar en el supuesto fáctico y hacer supuesto de la cuestión.

     


     

    Alegando la infracción de preceptos tan genéricos como los que dan el concepto de legítima y su intangibilidad ( artículos 806, 808 y 813 del Código civil) y los que se refiere a su relación con las donaciones ( artículos 636, 654, 655 y 656 del Código civil) formando así un conjunto heterogéneo de preceptos, no se hace otra cosa que pretender revisar la cuestión de hecho y proponer otra forma y otro resultado de la partición, acorde con los intereses de la parte recurrente.

     



     

    Denuncia la infracción de preceptos tan genéricos como los artículos 618 y 619 del Código civil definitorios de las donaciones; la jurisprudencia ha sido reiterada en orden a no admitir como motivo de casación un precepto genérico.

     


     

    Afirma que la donación remuneratoria no se computa a efectos de la fijación de la legítima. No es así. El donatum comprende, a efectos del cómputo de la legítima, todas las atribuciones a título gratuito. El cómputo de la legítima es la fijación cuantitativa de ésta, que se hace calculando la cuota correspondiente al patrimonio hereditario del causante, que se determina sumando el relictum con el donatum; así lo dicen expresamente varias sentencias.

     



     

    El motivo quinto, denunciando la infracción del artículo 818 del Código civil se desestima porque con este motivo la recurrente pretende que la Sala rehaga la partición y haga de tercera instancia, lo que no procede.

     



     

    Por la tanto, con esta sentencia el Tribunal Supremo deja claro que su función no es equiparable a una tercera instancia, que su función es velar por el correcto aplicación del ordenamiento jurídico.

     





     

    Jurisprudencia:

     



    •  

      STS de 25 de Junio de 2010.

    •  

      STS de 14 de Abril de 2011.

    •  

      STS de 4 de Abril de 2012.

    •  

      STS de 23 de Mayo de 2002.

    •  

      STS de 19 de Diciembre de 2002.

    •  

      SSTS de 13 de Febrero, 2 de Marzo, 21 de Abril y 13 de Octubre de 2004.

    •  

      STS de 2 de Febrero de 2005.

    •  STS de 27 de Febrero de 2010.

       

    • STS de 24 de Enero de 2008.

    Compartir en
  • Guía de herencias internacionales